miércoles, 3 de mayo de 2017

Noche de paz

Julian, 2º ESO A

Era el 23 de diciembre de 1944. A las 12:00 de la mañana me desperté, un camión militar estaba pasando por la calle para reclutar a los jóvenes de más de dieciocho años y llevarlos a una última expedición en Francia, ocupada por los alemanes.

En ese momento me levanté de un salto, bajé y, como era de esperar, mi hermano Hesh, sentado junto a mi madre, que se encontraba llorando, con la maleta ya preparada para marcharse, se despidió. Luego se acercó a mí y me dijo:

-Cuida de mamá, no me pasará nada.

Me dio un abrazo y se fue. 

Cuando se subió al camión, de repente me vinieron titulares de periódicos a la mente en los que se decía que muchas aeronaves tripuladas con soldados estadounidenses desaparecían por el norte de Francia, en la zona de Normandía. Volví en mí y me fui a desayunar a la cocina.
El 23 de diciembre recibimos una carta del gobierno con una postal del grupo de mi hermano, incluido él.

Al día siguiente, en Nochebuena, durante la cena, mi madre estaba con cara de preocupación. No sé como, pero ella presentía que algo iba mal.

La mañana de Navidad me desperté más tarde de lo normal, sentía que sin mi hermano no era lo mismo. Nada más bajar la escalera, pude observar que mi madre estaba en el sofá con las manos en la cara y una carta a su lado. La cogí pero antes de que pudiera leerla, mi madre me la quitó. Sin embargo, distinguí una frase: “Desaparecido en Combate”. En ese momento mi cuerpo se paró, no me respondía, estaba incrédulo. 
El avión de Hesh había desaparecido junto con el de todos los vecinos. 

Nueve meses después la guerra finalizó. 

La navidad de 1945, tres meses después de que acabase la guerra, el grupo de vecinos salimos a la calle. Durante media hora cantamos "Noche de Paz" con la esperanza de que algún día volverían. 

Esa, esa era nuestra esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario