jueves, 9 de junio de 2016

Maltrato infantil

Ángela, 3º ESO DI

Querido lector, está en nuestras manos acabar con el maltrato infantil. Debemos demostrar que somos personas civilizadas y no animales; que por medio del maltrato no se llega a ninguna parte. Al hablar del maltrato, pensamos en el maltrato físico pero al igual que este, el maltrato psicológico afecta del mismo modo.

La pobreza y los conflictos aumentan los riegos que tienen los niños de sufrir violencia. Las estadísticas sobre muerte infantil por maltrato indican que aproximadamente el 54% se produce por maltrato físico y el 43% por negligencia.

Las edades en las que se produce mayor maltrato son a los niños menores de cinco años con un 83% y a los niños menores de un año con un 42%. Los informes señalan que no existen diferencias raciales, la incidencia de maltrato infantil es parecida en todas la razas.

Los informes destacan que las niñas tienen mayor probabilidad de sufrir abuso sexual y los niños tienen mayor probabilidad de sufrir abuso físico y emocional; los niños discapacitados son entre 4 y 10 veces más vulnerables al maltrato y al abuso sexual que los niños sin discapacidad.

En España, el tipo de maltrato infantil más frecuente es el de negligencia, seguido del maltrato emocional y después el maltrato físico y abusos sexuales.

¿Podemos hacer algo para evitar el maltrato infantil? Si, una buena manera de prevenir el maltrato es enseñar con el ejemplo, no puedes pedirle a un niño que deje de hacer berrinches y se calme si le estas gritando; otra buena manera es fomentar el diálogo ya que es fundamentalmente para que haya una buena relación entre padre e hijo.


En conclusión, el maltrato no es la forma correcta de solucionar los problemas. Un niño no es un juguete, es la más grande manifestación de la naturaleza, la divinidad y la inocencia en todo su noble esplendor; NO lo maltrates, pues no merece sufrir por tus falencias. “El castigo físico NO educa, confunde”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario