domingo, 18 de octubre de 2015

Un sueño

Celia V., 2º ESO

Érase una vez una chica que tenía una hermanastra, hija de la mujer de su padre. La chica se llamaba Natalia. Cuando Natalia era pequeña, su madre falleció pero antes le dejó una carta en la que ponía: lucha por tus sueños.

Un día, Natalia se cruzó con un joven que no era muy guapo pero a ella le gustaba. Había un problema, el era el príncipe, así que ella supuso que no lo volvería a ver sin embargo, se acordó de la carta de su madre y se le ocurrió que podría aprender a bailar e ir al palacio a mostrárselo al rey y al príncipe. Años mas tarde, fue al palacio a bailar; después de bailar el rey la invitó a tomar el té.

Paulatinamente se dio cuenta de que el príncipe no le gustaba, así que se dedicó al baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario