miércoles, 17 de junio de 2015

Los graffitis

Alejandro, 2º ESO C

Los graffitis son como los cuadros de las calles, unos mejores que otros, pero a la vez todos iguales, obras que decoran las aburridas y grises ciudades, y a la vez mancillan la imagen de sus habitantes. Esos colores que resultan molestos al andar con prisas pero tan agradables al dar un paseo, las expresiones que quitan la monotonía a las metrópolis. Una obra fugaz pero a la vez permanente, un grito de libertad contra la opresión social. Unos lo llaman hobby y otros trabajo, pero en realidad todo es lo mismo pero de distintas maneras.

Hay muchos graffiteros famosos, como Scaner, Roller o Hurto, que son los que más se hacen notar, pero también hay mucha “marca” pequeña de bajo prestigio que merecería ser más.

Son infinitas las posibilidades para hacer un graffiti: sobre vallas, en trenes, en camiones, en fachadas, en carteles de la autopista, en kioscos, etc. Y también son infinitas las modalidades de graffiti: fondo splash, blanco y negro, bicolor, de un solo color, con relieve, planos, etc. Aquí os dejo varios estilos de graffiti de los anteriores artistas mencionados.

Scaner y Roller (muro)



Scaner (metro de Copenague)
Y así son muchos los graffiteros, más y menos conocidos, que día a día decoran cualquier lugar del planeta, ya sean franceses en Alemania, en Francia o en España, españoles en Francia o Alemania, o alemanes en España o Francia, reparten los graffitis por todo el mundo, jugándosela con cada pieza.

Yo estoy empezando en esto del graffiti, cosa que me gusta mucho, porque me libera y me encierro en mi mundo interior. De momento no hago graffitis grandiosos, pero por algo se empieza.
2K7-765X, calle Antequera (Salobreña, Granada) 3 de abril 2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario