lunes, 9 de febrero de 2015

Mozart y Picasso

Nuria, 4º ESO D

Mozart o Picasso son dos ejemplos muy claros de por qué Música y Plástica deben seguir como hasta ahora.
Desde pequeños se nos han dado folios y colores de todos los tipos para pintar, para expresarnos, para que nuestra creatividad, nuestra imaginación y nuestra ilusión crezcan.
La pregunta es: ¿merece realmente la pena quitar estas asignaturas?
¿Qué habría pasado con aquellos genios si no hubieran estudiado música? Hoy en día se siguen recordando sus logros, eso significa que Plástica y Música realmente son importantes, son horas en las que además de relajarnos, disfrutamos y aprendemos.
Nunca antes y con todo el respeto del mundo hacía mis otros profesores, había visto a alguien disfrutar tanto de su trabajo como lo hace Mario. Él es como un alumno más, tendríais que ver la ilusión que le pone a todos los proyectos que hacemos, que hacen de la convivencia en el instituto más divertida, más colorida y más fácil.
¿Merece la pena entonces quitarles parte de su trabajo y la ilusión a aquellos profesores que consiguieron lo que querían?
Mi respuesta es no, no merece la pena dar este paso atrás, porque nosotros conocemos este mundo con ilusión e imaginación, pero qué será de las próximas generaciones.
Por el futuro, por nosotros y simplemente por aquellos profesores que nos hacen la vida menos compleja, Plástica y Música han de quedarse en la enseñanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario