lunes, 23 de febrero de 2015

Desde la ventana de mi clase

Carmen S., 1º ESO C

Hace tiempo que no me siento en ese lugar de la clase donde el radiador te calienta durante el invierno y la ventana te refresca en el verano, pero todavía puedo recordar los gritos de los niños en el recreo y el revolotear de las hojas cuando hay viento, los largos minutos de guardia en los que sólo el mirar a por la ventana hace que el tiempo se congele, mientras ves a esos humildes niños corriendo y gritando, disfrutando de ser niños, disfrutando de la vida. Observando las hojas llegar volando hacia mi ventana donde se posan como unas delicadas plumas, hasta que el viento se las lleva volando y desaparecen de mi vista para siempre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario