lunes, 26 de enero de 2015

La felicidad

Claudia M., 3º ESO C

Digamos que me gusta estar feliz. A todos nos gusta estar felices. Tener ese sentimiento de querer comerse el mundo y de que puedes con él e incluso con todos los demás planetas que hay. Pero odiamos estar tristes; sentir que nos perdemos en un agujero negro y que nos cuesta salir de él.


Diariamente hacemos cosas que nos transmiten lo más parecido a la felicidad. Un café matinal leyendo el periódico que tanto te gusta, o comer un croissant relleno de chocolate y luego hacer deporte... Escribir, enamorarte... Esas cosas que nos hacen ser felices, sí. Y claro, no puedo negar que no sea así, porque aunque no sea eterno, esas pequeñas cosas nos dan sentido a nuestra vida... Porque la vida de cada uno es solo una lámina en blanco esperando a ser pintada y a que le des sentido... Pero... ¿Y si te faltara algo de eso? ¿Y si no te queda café? O, ¿y si hoy se te ha olvidado comprar el periódico porque no has tenido tiempo? ¿O si el amor se acaba? Entonces, ¿qué pasa contigo? Ahora no sabes qué hacer porque simplemente te sientes triste. Sin embargo, se puede solucionar, al día siguiente puedes comprar más café y no olvidarte del periódico. Eso son cosas más sencillas que solo te hacen estar un poco deprimido. Pero... El amor, la familia, los amigos... Si ocurre algo malo en alguno de estos aspectos que tanto te hacían feliz ya te sientes perdido... Porque somos así, dependemos de los sentimientos y emociones para satisfacer un sentimiento más grande como es la felicidad... Y solo creemos que con esas cosas y con lo material podemos llegar a satisfacerlas. Y sí, claro que es así. Porque la felicidad sí que es una prioridad. ¿Hay que buscar la felicidad para encontrarla? ¿Hay que entenderla? ¿Hay diferentes felicidades? ¿Demasiadas preguntas? ¿Y si nos centramos en entendernos más a nosotros mismos y buscarla en nuestro interior? ¿Y si aprendemos a que cuando algo nos falle no derrumbarnos? ¿Por qué iba a ser difícil? ¿Solo porque nunca lo has probado? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario