martes, 27 de mayo de 2014

El intruso

Mariaje P., 2º ESO B


Allí te espero,


más haya del sol y la luna,


Allí estaré,


para acompañarte en tu ruta.


Allí nos conocimos,


allí me enamoré.


A base de recuerdos vivo,


con la esperanza de volvernos a ver.


Fue una mirada.


Casi ni un saludo,


pero dejaste grabada


tu sonrisa en mi mundo.


No sé a donde iré


cuando ya no esté.


Tal vez, al cielo de las sonrisas asesinadas.


Al limbo de las lágrimas perdidas.


O al infierno de los amores


no correspondidos.


Solo sé que, cuando mi cuerpo de desplome,


pero mi alma siga en pie,


cuando todos me lloren


y yo me despida de mi ser…


Entonces no habrá fuerza que mis alas frene.


Y nada detendrá mi sentimiento.


Te encontraré, cueste lo que cueste.


Y así pondré fin a este tormento.


Pero, mientras tanto,


te miró a lo lejos.


Sufro por tu llanto,


celebro tus aciertos.


A veces te hablo


dentro de mi mente.


Grito tan fuerte


que tal vez sientas algo.


Me siento un intruso


en tu realidad perfecta


siempre que te miró y escucho


y tú ni lo sospechas.


Aunque tú creas estar sola,


tú eres la razón por la que vive mi persona.


Aunque tú creas que eres ordinaria,


iluminas mi alma solitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario