lunes, 7 de abril de 2014

Yayerías: "Mi abuelo Pachi". Una historia sobrecogedora.

Pablo H., 1º ESO E


Mi abuelo se llamaba Francisco Hernández, pero todos lo conocíamos como Pachi. Nació en el año 1918 en España, donde se crió, estudió y trabajó. Le gustaba el teatro, y hacía varias actuaciones como profesional en teatros de Barcelona. Como deporte, practicaba el ciclismo y  siempre le gustó su ciudad, Barcelona.

Pero en España empezó una guerra muy mala, donde todos los españoles se pelearon por ideas distintas. Se llamó  Guerra Civil, empezó en el año 1936. Mi abuelo luchó en lo que se llamó el bando republicano, en el cuerpo de intendencia. Conducía un camión llevando comida y agua a los soldados, así hasta 1939 que terminó la guerra. Barcelona y toda España quedó destruida y con mucha gente muerta. Mi abuelo perdió amigos y familiares. Era muy difícil vivir en España.

Mi abuelo encontró un trabajo en el año 1947 que le interesó mucho, pero el trabajo no era en España, se tenía que ir fuera, a las Colonias, como todo el mundo las conocía.

África fue su destino, en la Colonia de Guinea Ecuatorial. Un viaje muy largo en barco lo llevó hasta África a la isla de Fernando Poo. Empezó a trabajar vendiendo ruedas para los camiones. Empezó una vida nueva y distinta que le gustó mucho;  se hizo muy amigo de un mecánico de coches que se llamaba Félix Arranz, de Madrid. Félix le enseñó cómo vivir en África y las costumbres del país. Con el tiempo, la hermana de Félix también se fue a Guinea y así fue cómo conoció a mi abuelo Pachi, se hicieron novios y se casaron en la catedral de Santa Isabel. Sería mi abuela Pilar, eso fue en el año 1948. Como Pachi era tan querido en Guinea, los indígenas le hicieron una boda típica.

En el año 1949 se fueron a vivir al continente, a la ciudad de Bata. Con un nuevo trabajo se hizo cargo de una finca de cacao, fruto muy típico de Guinea, allí vivieron en contacto con la selva tropical, sus animales y poblados de las distintas tribus.

A mi abuelo en esa época le gustaba llamarla “La Finca”. Le ocurrieron muchas aventuras como vemos en las películas. Nacieron dos hijos, mis actuales titos Marta y Roberto. A los ocho años aproximadamente, se tuvieron que ir a vivir a la ciudad de Bata, por el colegio de mis tíos. Mi abuelo Pachi se puso a trabajar en las oficinas de una empresa de autobuses que se llamaba Transportes Africanos; fue la etapa más larga que vivieron en Guinea Ecuatorial. Mi abuelo seguía conociendo a muchísima gente y gracias a eso pudo participar en la captura del famoso gorila blanco Copito de Nieve. También fundó el Tiro Nacional como deporte y participó en varios campeonatos. En 1961 nació otro hijo, mi actual padre.

A mi abuelo Pachi, en las vacaciones, que se llamaban licencias y duraban tres meses, le gustaba viajar con la familia a  España para que conocieran su patria.

Así fue la vida de mi abuelo en África hasta 1969, cuando una orden de la ONU obligó a España dejar las colonias que tenía. Entonces, toda la familia se tuvo que ir a vivir a España, y escogió Madrid por ser el único lugar donde quedaba familia, la de mi abuela.

Rehicieron una nueva vida empezando de cero. Mis tíos y mi padre crecieron, se casaron y la vida siguió en España.

En 1991, mi abuelo se queda viudo, al morir mi abuela Pilar. Siguió viviendo en Madrid y, finalmente, con 93 años murió en Murcia, cerca de nosotros.

Siempre me quedará una imagen de él: la de un auténtico aventurero en África, que es lo que en realidad  fue  mi abuelo PACHI.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario