lunes, 31 de marzo de 2014

Excursión al Majal Blanco, Zaida 1º ESO C

Los alumnos de 1º ESO están realizando diversas excursiones a la sierra de Carrascoy durante estas semanas, en concreto, al Majal Blanco. Cada grupo ha ido un día diferente con distintos profesores. Así nos cuenta Zaida su experiencia, la que otros grupos de 1 º ESO también han vivido, como vamos a poder ir viendo en las publicaciones de esta revista.


Zaida, 1º ESO C


Caminando por el Majal Blanco


El pasado martes 12, los alumnos de 1º ESO C  y  1º ESO E  aprendimos un montón de cosas. Nos fuimos de excursión al  Majal Blanco. A las nueve aproximadamente, nos dirigimos con Juan Martínez y un profesor de matemáticas al  centro polideportivo La Flota, donde nos esperaba el conductor con su autobús. Tardamos una media hora en llegar a nuestro destino; allí se presentaron las monitoras y nos explicaron qué era lo que íbamos a aprender en esa excursión didáctica. Seguidamente, hicimos parejas y nos repartieron unos mapas del barranco de Las Secretas (situado en el Majal Blanco) a cada dúo . Nos explicaron el recorrido que íbamos a hacer y nos enseñaron a orientarnos con una brújula. Tras esto, almorzamos tranquilamente juntos, conociendo a los de la otra clase y disfrutando del buen día que hacía .

En el horno de yesoCantera de yesoCantera de yeso 2

Al terminar el descanso, nos exigieron tirar a la papelera los papeles y envoltorios de nuestros almuerzos; esto me pareció muy bien porque así no contaminaríamos la finca municipal y respetaríamos la naturaleza. Después, nos reunimos en dos grupos y nos fuimos cada grupillo con una monitora y un profesor, hicimos la pequeña ruta señalizada en nuestros mapas y observamos a lo largo de la caminata plantas, arbustos , insectos, aves…

Pudimos observar que las plantas estaban floreciendo porque está llegando la primavera, que no se debe pisar una parte del sendero porque así las plantas no crecen, que los animales te respetan si tu los respetas… Lo que más me gusto fue cuando vimos una cosita negra alargada con ojos rojos que nos acompañaba alegre por el camino . La monitora dijo que era una aceitera (científicamente meloe majalis )y que su nombre quiere decir que cuando está en peligro o se siente amenazada suelta del abdomen un líquido amarillento como el aceite, que si lo tocas te irrita la piel; suelen estar cerca de las canteras de yeso y es que nosotros teníamos una al lado.

Con la monitora

Un rato después de esto, descubrimos unos extraños nidos blancos que colgaban como telarañas de los pinos, eran nidos de procesionarias del pino (científicamente thaumetopoea pityocampa), que son unas pequeñas orugas que se llaman así porque van juntas en fila como en las procesiones, guiadas por la jefa. Hay que llevar cuidado de no tocarlas porque de por lo contrario te saldrán sarpullidos en la piel, al igual que con las aceiteras.

Fue un bellísimo momento cuando nos acercamos al mirador y pudimos contemplar todo el valle de Carrascoy. Para finalizar, con un punto y aparte nos llevaron al aula de la naturaleza donde habíamos almorzado y nos explicaron los cantos de cada ave que hay en el Majal  Blanco, los tipos de huellas de algunos animales, un poco de cultura sobre quién había vivido allí…

En el Centro de Interpretación

Por último, cogimos el autobús sobre la una y pico y volvimos canturreando. Ya con los pies en la tierra le dimos las gracias a Juan y al otro profesor.

Creo que fue para todos un día completo, divertido y de un gran nivel de aprendizaje.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario