lunes, 24 de febrero de 2014

Antonio Machado en el 75º aniversario de su muerte

El 22 de febrero de 1939 fallecía el poeta Antonio Machado en Collioure


Tras un largo viaje, Antonio Machado llegó a Colliure (Francia) en enero de 1939,  donde murió el día 22 de febrero en el Hotel Bougnol-Quintana. En el bolsillo de su abrigo se encontró un papel garabateado a lápiz con la frase de Hamlet "ser o no ser", un último verso original: "Estos días azules y este sol de la infancia" y,  finalmente,  una de sus canciones a Guiomar.

"Adiós, madre" fueron sus dos últimas palabras. Tras pronunciarlas entró en coma y falleció a las tres y media de la tarde del 22 de febrero de 1939. Su madre, que agonizaba en la misma habitación, fallecía tres días después.

1235255119974machadomindn

Han pasado 75 años, pero su legado sigue vivo. Antonio Machado es nuestro poeta nacional, del que más versos se leen y se cantan. Es un claro referente moral, dado su ejemplo cívico y su decidida apuesta por la educación y por la ciencia. Pidió cultura y trabajo. Y nos dijo: "aprended a distinguir los valores falsos de los verdaderos y el mérito real de las personas bajo toda suerte de disfraces".

Su obra cuenta con títulos emblemáticos como los siguientes:

4-campos-de-castilla-antonio-machado-libros-poesia-fnac2126788129802306

Uno de sus poemas más célebres


Retrato


Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.


Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
?ya conocéis mi torpe aliño indumentario?,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.


Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.


Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.


Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.


¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.


Converso con el hombre que siempre va conmigo
?quien habla solo espera hablar a Dios un día?;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.


Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.


Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.



Algunas de sus frases memorables


Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: el despertar.

Los que están siempre de vuelta de todo son los que no han ido nunca a ninguna parte.

Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre de labios de una mujer.

La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido.

Cuando nos vimos por primera vez, no hicimos sino recordarnos. Aunque te parezca absurdo, yo he llorado cuando tuve conciencia de mi amor hacia ti, por no haberte querido toda la vida.

El ojo que tú ves no es ojo porque tú lo veas, es ojo porque él te ve.

Versiones musicales que se han hecho de su poesía



http://youtu.be/QHcypSLIp_A

Antonio Machado

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.


768px-Senda_del_Oso

 

Ámbar, capítulo I


IMG_20140129_121239325


María Jesús, 2º ESO B


Todo el mundo suele decir que, cuando algo importante está a punto de pasar, te sientes diferente, como si ese algo estuviese suspendido en el aire. Pero yo no notaba nada, tan solo la sorda felicidad que te produce una rutina que te agrada. Como cada domingo, me desperté temprano. Como cada domingo, íbamos a nadar al lago todos los compañeros. Como cada domingo, nos pusimos los bañadores, nadamos, chapoteamos y nos reímos. Pero aquel domingo, algo fue diferente. Notaba el gesto tenso de James, y su mirada seria y dura. Siempre fue arrogante, pero aquello nos pilló a todos por sorpresa. James se puso es pie y a gritos llamó la atención a todos los presentes. Dijo que, ya teníamos quince años, que éramos adultos. Dijo que no podíamos seguir chapoteando en la orilla como críos, que deberíamos avergonzarnos. Teníamos que ir a la parte profunda. Todos nos estremecimos y protestamos a gritos ¿La parte profunda? ¡Menuda locura! Aquello era peligrosísimo, todos lo sabíamos. No obstante, no habían pasado ni diez minutos cuando tomamos nuestras últimas bocanadas de aire antes de sumergirnos en una zona de más de cuarenta metros de profundidad. Era curiosa la forma que tenía James de que todo fuera siempre como él quería sin que te dieras ni cuenta, de hacer que todos le siguieran fuese a donde fuese.

Descendí a las profundas aguas, con la angustia anidando en mi corazón, al lado del temor. Cada pausado movimiento acuático me resultaba fascinante a la par que inquietante. Tras unos veinte segundos  de descenso vertical, percibí un ambarino e intermitente fulgor en las profundidades del lago, allá donde reinaba la oscuridad. Era tan tenue que pensé que lo imaginaba, pero fuertemente real. Seguí descendiendo más y más, hechizada y encandilada por aquel punto de luz que, de repente, se dividió en dos. A penas percibí como, uno a uno, todos mis compañeros, incluido el fanfarrón de James, regresaban a la superficie. Fui tan solo vagamente consciente de que llegaba a un punto en el que el oxígeno que consumía era necesario para el regreso, pero no retrocedí, preso de una extraña insensatez, de un aturdimiento maravillado, cautiva de la curiosidad, y de algo más, una especie de cuerda atada a mi corazón que tiraba hacia abajo, cada vez más abajo. Una fría neblina turbaba m mirada y entorpecía mis movimientos. Falta de oxígeno. Justo en el instante en que notaba que el peso del agua amenazaba con aplastar mi vacio cuerpo, reparé en qué originaba ese brillo: eran ojos. Oí un extraño bramido y, horrorizada, contemplé como el ser de los ojos ambarinos se abalanzaba hacia mí a velocidades impresionantes. No traté de huir, pues estaba bloqueada y sería inútil, aun más tal y como estaba. Lo último que recuerdo antes de perder el conocimiento es una garra acercándose a mi rostro.

Me desperté en el hospital, conectada a multitud de aparatos incomprensibles que pitaban y se iluminaban de forma molesta. Todos cuchicheaban y me miraban de reojo, con falsas sonrisas tranquilizadores de vez en cuando y frases conciliadoras desprovistas de todo significado, pero nadie me hablaba realmente, nadie me explicaba.  No fue hasta horas después cuando me dijeron que me encanotraron tendida en la orilla del lago, mojada e inconsciente, pero sin daños graves. Todos parecían coincidir en la extraña teoría de que, medio inconsciente, había subido a la superficie y había vaciado mis pulmones de agua, de forma casi milagrosa. Callé y fingi aceptar sin dudas la explicación, pero, en mi interior, cada ratificación de esa historia solo confirmaba lo que a mis ojos era evidente: me había rescatado una sirena.

Ni se me pasó por la cabeza contárselo a nadie. A la noche siguiente ya estaba en mi casa, con unos padre histéricos y consternados colmándome de amor, capichos y sobreprotección. Ninguno de los presentes aquel día dijimos ni una palabra contra James, compartiendo la culpa a partes iguales. Y es que no era cuestión de estropear más la situación, pues, tan solo unas pocas horas antes de nuestra escaramuza acuática, el hermano pequeño de James, de tan solo siete años, fue visto por última vez en dos días. Nadie tenía la más remota idea de su paradero. Pero, entre aquel revoltijo de preguntas y dudas, yo tenía algo muy claro: debía volver al lago.

CONTINUARÁ ...

Contenedor de papel, recuérdalo

IMG_20140217_113927925

IMG_20140217_113936875_HDR

My family tree, Jesús V. 1º ESO B

IMG_20140220_141707184

IMG_20140220_141715532

La magia de la música

Claudia M, 2º ESO C


Estudiaba música, tocaba algún instrumento, y bueno, la escuchaba. Se pensaba que era una tontería, que la música es un conjunto de palabras con un ritmo pegadizo; nada más. Un día, encendió la radio y empezó a sonar una canción. No lo entendía, no había pasado la emisora como de costumbre. Se había tumbado inconscientemente en su cama y cerró los ojos. Empezó a viajar por su mente, visitando preciosos recuerdos que creyó haber dejado atrás y a imaginar metas que conseguir. Al terminar la canción, descubrió que la música es un viaje a través de un mundo paralelo en tu mente,  en el que tan sólo tienes que disfrutar de él, y perderte en los límites de su magia.

Y sí, la música es magia, y el truco está en sentirla y,  sobre todo, en dejarte llevar en cada una de sus notas.

Notasmusicales (1)

Desmayos

http://youtu.be/6uJIzgQj32I

"Destino interrumpido", María Jesús P. 2º ESO B

Recuerdo los días

fríos de invierno.

Llegaste a mi vida

como caída del cielo.

Recuerdo tu sonrisa

cuando yo te susurraba.

Tú me querías,

pero yo te amaba.

Me faltaban manos

para tu piel acariciar.

Me faltaba tiempo

para poderte contemplar.

Retazos de nubes,

azúcar en vena.

¿Cómo se puede

besar una estrella?

Pero el destino

no conoce la piedad

y puso en tu camino

a un galante Don Juan.

Era alto, fuerte,

y muy bien parecido.

Simpático, amable,

lo que yo jamás he sido.

Le veía hablarte

con palabras como perlas.

Te veía perderte

con sus románticas tretas.

¿No veías que nadie

te amaba como yo?

¿Acaso ignorabas que su amor

era pura pretensión?

Recuerdo de forma obsesiva

aquella tarde estival:

“No es por ti,

es por mí.

Punto y final”,

rezaba la misiva.

martes, 18 de febrero de 2014

John Lennon

Cuando hagas algo noble y hermoso y nadie se dé cuenta, no estés triste. El amanecer es un espectáculo hermoso, y sin embargo, la mayor parte de la audiencia duerme todavía.


682px-Sunrise_2009-02-06_(3257036689)

El lobo que aullaba

Claudia M., 2º ESO C

Cada Luna llena el lobo aullaba esperando a que esa enorme perla plateada cayera en forma de gota de agua hacia él.

630px-Wolf.svg

Historia de San Valentín

Claudia R. 1º ESO C



El día 14 de febrero se celebró San Valentín, el día de los enamorados. En esta fiesta el factor más importante es el amor.


La fiesta no es de origen español pero al ha llegado a ser una de las fiestas más conocidos del año, ya que miles de parejas la disfrutan con la persona que más quieren en su vida y a la que les dan su corazón.


640px-Ab95c_pintando-un-corazon-de-amor-14-de-febrero-dia-de-san-valentin-

UNA HISTORIA CONMOVEDORA


Valentín era un monje que tenía como función casar a las parejas más jóvenes y unirlas en matrimonio. Pero eran tiempos difíciles y el emperador Claudius necesitaba soldados jóvenes para ir a luchar al campo de batalla. Los jóvenes guerreros se negaban ya que no podían dejar a sus familias solas (mujeres, niños, padres).Entonces, el emperador puso fin a esta historia e impuso una nueva ley que prohibía a los jóvenes  casarse.



Pero la nueva regla no fue muy aceptada por el pueblo, así que  Valentín, al ver a las pobres parejas desoladas, decidió seguir casando, pero esta vez en secreto. Por las noches solía reunirse en su casa con aquellas parejas que lo citaban y allí, en susurros, las unía en matrimonio. Pero como toda buena acción esta no podía durar para siempre, y un joven delató a Valentín . Así pues, fue desterrado a prisión.


Cuando la gente se enteró de lo ocurrido, sentía mucha pena por Valentín y le arrojaban todo tipo de flores y cartas de agradecimiento. Sus días estaban contados, él sabía que iba a morir tarde o temprano. Durante ese periodo pasaba las tardes hablando con la hija del guardia;  tanto fue así que llegaron a ser muy buenos amigos sin rozar el límite del amor. Unos amigos estupendos. Horas y horas hablaban continuamente de todo y de nada.


Justo el día en que Valentín fue ejecutado, la hija del guardia (cuyo nombre desconozco) encontró una carta de su queridísimo amigo que decía lo bien que lo había pasado hablando horas y horas y que había sido un gran apoyo moral para él (...). Y al final de la carta firmó: de tu Valentín.


Esta misma firma es la que se sigue usando cuando una persona manda una carta pero quiere que sea un secreto.



domingo, 16 de febrero de 2014

Mi tía es poeta

Zaida, 1º ESO C


Zaida es actualmente bibliotecaria de la Universidad de Murcia pero además de su trabajo, tiene muchas aficiones, como la lectura, estar con su pequeño hijo, cuidar a todos sus animales, estar con su pareja y, entre otras cosas, escribir. Lleva escribiendo gran parte de su vida, comenzó a los doce años,  no es muy conocida pero se le da bien la escritura. Escribe prosa y verso. Zaida dice que escribir es la mejor manera de expresar sus sentimientos porque hablando le cuesta. Para mí es una gran poeta y mejor persona, porque simplemente es encantadora. Tiene cuarenta y nueve años y es mi tía.


He aquí un poema suyo premiado:                                                                                                                                                                                                                                     Premio 1º Poesía Facultad de Letras 2005.                                                        

Las cenizas de la Bounty     ( A Susana Fortes )


Hay libros que descansan


en rincones grises de la memoria.


Libros que agitan tiempos de silencio,


trazando adentro el mapa


de lo que imaginamos algún día


sin ser interpretado.


Hay libros que incitan sin imponer


mientras nos acarician las entrañas


con recuerdos antiguos que fueron minerales


antes de ser fuego.


Libros que invocan dioses


que la vida nos hizo destronar aunque


después sigamos adorándolos.


Hay libros que traicionan el instante


que estamos acunando y nos permiten


saborear felicidad o dolor


como un manjar perecedero y lúcido.


 Libros en los que cabe lo que fuimos y somos,


 como una misma cosa,


 sin la contradicción que antecede a los cambios.



Hay libros que jamás necesitan adjetivos,


no son tristes ni alegres,


ni profundos ni simples, son verdad.


Libros que permanecen y se instalan


entre la piel fugaz y los deseos,


pasando a formar parte del instinto



Hay libros que se clavan y que duelen,


que no pueden contarse


sin exponernos luego a quedarnos desnudos.


Libros que nos descubren desde un otero cómplice


con la aquiescencia audaz de la palabra.



Hay libros que nos unen mientras tejen


un lazo inquebrantable en la mirada.


Libros que ofrecen siempre


una grieta feliz para escapar


sin ser por ello nunca descubiertos.



Hay libros que emanan sufrimientos y nos despiertan,


desde esa obscenidad que toda muerte


confiere a la cordura.


Libros que acaso abrazan, besando sin pudor


la torpedad, la duda,


y auguran entre líneas de esperanza.






    



miércoles, 12 de febrero de 2014

12 de febrero: 30 años sin Julio Cortázar

El 12 de febrero de 1984 murió en París el escritor argentino Julio Cortázar, uno de los grandes de la literatura latinoamericana tanto por el peso de su creación como por su influencia en autores de ambos lados del Atlántico.


Cortazar2

Es considerado uno de los autores más innovadores y originales de su tiempo, maestro del relato corto, la prosa poética y la narración breve en general, y creador de importantes novelas que inauguraron una nueva forma de hacer literatura en el mundo hispano, rompiendo los moldes clásicos mediante narraciones que escapan de la linealidad temporal. Debido a que los contenidos de su obra transitan en la frontera entre lo real y lo fantástico, suele ser puesto en relación con el realismo mágico e incluso con el surrealismo.

30 años sin el 'cronopio' grande


Los cronopios son personajes de una serie de cuentos del libro Historias de Cronopios y de Famas (1962) del escritor argentino Julio Cortázar.


"Un cronopio es un dibujo fuera del margen, un poema sin rimas", en palabras del autor. Junto con los famas y las esperanzas, integran el universo de este libro.


imagesJulio Cortázar utilizó por primera vez la palabra cronopio en un artículo publicado en la revista "Buenos Aires Literaria" en 1952. Cortázar explicó después cómo el nombre cronopio se le había ocurrido por primera vez poco antes en el teatro, como resultado de una visión fantástica de pequeños globos verdes flotando alrededor en el semi-vacío teatro. Dejó en claro también que la palabra "cronopio" no tiene relación con el concepto del tiempo (prefijo: "crono"), sino que meramente la concibió en el acto. En sus relatos, Cortázar evita dar una descripción física precisa de los cronopios y se refiere a ellos sólo como "seres verdes y húmedos". Los relatos proporcionan claves acerca de la personalidad, los hábitos y las inclinaciones artísticas de los cronopios. En general, los cronopios son presentados como criaturas ingenuas, idealistas, desordenadas, sensibles y poco convencionales, en claro contraste con los famas, que son rígidos, organizados y sentenciosos; y las esperanzas: simples, indolentes, ignorantes y aburridas.



Su novela Rayuela cuenta con traducciones en 30 idiomas diferentes. En China aparecieron versiones en mandarín de la pluma del académico Fan Yan.


rayuela

Rayuela es probablemente su obra más reconocida, escrita en 1963. La historia del protagonista, Horacio Oliveira, y su relación con "La Maga", es narrada de un modo tal que juega con la subjetividad del lector. A esta obra suele llamársela «antinovela», aunque el mismo Cortázar prefería denominarla «contranovela». La obra ofrece diferentes lecturas, de modo que es "un libro que es muchos libros", pero, sobre todo, dos. El primero se lee desde el principio y termina en el capítulo 56. El segundo se comienza a leer en el capítulo 73,  y al final de cada capítulo se indica dónde continuar la lectura.

Otros títulos de Julio Cortázar son Bestiario, Queremos tanto a Glenda y Divertimento, entre otros muchos.

Citas que nos ha dejado en sus obras


«Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha, al mismo tiempo, fue el no aceptar las cosas como me eran dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra madre era la palabra madre y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mí un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba. En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las cosas tal como me son dadas.»


Julio Cortázar.


1363007977_1

"La cultura es el ejercicio profundo de la identidad."



"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos."



"Y diré las palabras que se dicen, y comeré las cosas que se comen, y soñaré las cosas que se sueñan, y sé muy bien que no estarás."



"¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que lo maravilloso no es más que uno de los juegos de la ilusión?"



"La humanidad empezará verdaderamente a merecer su nombre el día en que haya cesado la explotación del hombre por el hombre."



"El poema cesa de ser comunicación para volverse contacto."

tumblr_mju4k3X2FX1s6dc65o1_500

lunes, 10 de febrero de 2014

Martin L. King

Claudia M. de 2º ESO C elige su frase célebre esta semana e interpreta su significado. Así mismo, invita a todos los lectores a enviar aquellas que más os gusten y a explicarnos el sentido que encierran.



Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo hoy, todavía, plantaría un árbol.



"Creo que en esta frase, Martin L. King da a entender que debemos vivir el presente, aprovecharlo, y no pensar solo en el futuro. Definitivamente, hay que disfrutar lo máximo posible del hoy, sin estancarse en el ayer, ni obsesionarse con el mañana."


 ARBOL_PAJAROS

"Un lugar de ensueño", Pablo N. 1º ESO C

Pablo N. 1º ESO C


640px-Bora_Bora_-_Mt_Otemanu


Me desperté sobresaltado, estaba tumbado en la fina arena de una playa paradisíaca. Estaba solo.  El silencio y el ruido de las olas eran mis únicos amigos.


Me levanté con dolor de cabeza, pero al ver el paisaje se me fue de inmediato. Me encontraba en un paraíso natural. Playas vírgenes, selvas frondosas y alguna montaña. No sabía en qué parte del mundo estaba, ni siquiera sabía si estaba en el planeta Tierra. Aquella belleza me envolvió suavemente y me desmayé.


Al cabo de días, horas, meses, años, no me acuerdo, me desperté. Era de noche. Me levanté y me di un paseo por la playa. Cuando llevaba unos minutos paseando vi un camino que se adentraba en la oscura y frondosa selva. Por miedo a que me atacase alguna serpiente o animal peligroso, decidí dormir en la playa.  Como hacía buena temperatura no tuve que encender fuego para calentarme.


Me desperté al día siguiente con el sol deslumbrándome en los ojos. Antes de adentrarme en la selva, me di un baño en las transparentes aguas de ese gran océano.  Pesqué algún cangrejo para desayunar y arranqué un par de cañas para que me sirvieran como lanzas.


Una vez preparado, entré en la selva por ese cautivador y bonito camino. Ya en la selva, iba mirando hacia ambos lados, pero sólo veía plantas y algún que otro fruto. Al mirar hacia arriba, podía ver el sol y a los monos saltando de rama en rama.  Probé uno de los frutos que había en las plantas que estaban al borde del camino. Era un manjar delicioso y cautivador. Cogí un par de ellos y continué mi camino. Unas horas más tarde, llegué a un manantial de aguas cristalinas y transparentes. Bebí todo el agua que pude, estaba sediento.


Yo pensaba que aquel mundo de color y felicidad no podía ser real y que algún día tendría que desaparecer.  Me metí en las aguas frías del manantial y dejé que mi alma se fundiese con aquel lugar de ensueño.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Charla de agricultura ecológica

20140205_100949

Los alumnos de 3° ESO asisten a una charla de agricultura ecológica el miércoles 5 de febrero en la que se destacan los beneficios de esta práctica.


Los propios alumnos recuerdan estas ventajas:

"No se contamina el suelo".
"Respeta el medio ambiente".
"En Murcia hay tiendas de fruta y verduras ecológicas".
"En mi casa hay un huerto con frutas y no utilizamos pesticidas. Está todo más sabroso".
"Antes no se sabía lo perjudiciales que son los pesticidas, pero ahora sí".
"Murcia es pionera en vino y aceite ecológicos".
"Ayuda a los espacios protegidos, como Sierra Espuña".

20140205_120803

IMG_20140205_115122560

image

image

Proverbio chino

Estaba furioso de no tener zapatos; entonces encontré a un hombre que no tenía pies, y me sentí contento de mí mismo.


640px-Zapatos_de_marca_(c)

"El guardián entre el centeno"

Alejandro Medina , 1º ESO B


Os recomiendo la lectura de la novela "El guardián entre el centeno"  de J. D. Salinger porque enseña a apreciar las cosas que no tenemos y a soñar con las que sí. A querer lo que no existe y a deshacernos de lo que sobra.


Es un libro muy bueno.


guardian1


Se dice de la novela que es la única que ha sabido captar lo que es la adolescencia con todas sus contradicciones.
"Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar a donde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura."

J.D. Salinger, El guardián entre el centeno.

lunes, 3 de febrero de 2014

"Sin límites", Claudia M. de 2º ESO C

Un amigo y una amiga se picaban todo el rato. Llegó el día en el que la chica dijo que el espacio no tiene fin, mientras que el chico decía todo lo contrario: que era como la Tierra, redondo. Discutían y discutían.


Una vez mayores, se propusieron ir al espacio juntos. Cuando estaban allí, uno se fue por la derecha, y otro, por la izquierda. La chica, mucho tiempo después, perdida en esa gran masa oscura, se acordó de él; se dio cuenta de que estaba enamorada. Se propuso seguir adelante, para volver al punto de inicio, pero no pudo; la falta de valor se lo impedía. Se quedó quieta, cerca de Marte, durante dos días enteros. Sin apenas moverse, se sustentaba únicamente de recuerdos.


De repente, alguien le tocó la espalda.


Era él.


Tengo una idea, pongamos un principio a nuestra historia. Sin límites. Ganamos los dos.


Escribe tu "microcuento", Claudia M. 2º ESO C

Claudia, de 2º ESO C y colaboradora de nuestra revista Por eso, nos explica en qué consiste esta sección que inaugura


"Esta nueva sección, se va a dedicar a recopilar, como su nombre indica, ¡microcuentos hechos por vosotros! Sólo tenéis que escribir una pequeña historia de un párrafo o menos, nos las enviáis, y ¡listo!


No os lo penséis más y... Adelante. Espero que os gusten."


 

2º Premio Maquetas de Ciencias Naturales

IMG-20140124-WA0004

IMG_20140129_132104116

Blanca, de 1º ESO B y una de las ganadoras del concurso de Maquetas de Ciencias Naturales con motivo de la festividad de Santo Tomás de Aquino, nos cuenta en qué consistía su trabajo


Nuestro proyecto consiste en que podemos calentar las habitaciones de una casa sin tener que gastar dinero, solo con:

Materiales:

- Una base de madera, para que la bandeja descanse sobre ella.
- Una bandeja de cocina alargada metálica.
-Velas pequeñas (recomiendo 4 ó 5).
-Una moneda, o el estuche de las velas ya gastadas.
-Dos macetas, una un poco mas pequeña que la otra.

Pasos que hay que seguir:

1-Colocamos la bandeja sobre una bandeja o similar.
2-Ponemos en el centro de la bandeja cuatro o cinco velas (aunque yo creo que con tres son suficientes).
3-Encendemos las velas.
4-Colocamos la maceta pequeña sobre la bandeja y tapamos el agujero con la moneda.
5-Colocamos la maceta grande encima de la pequeña.
Buena parte del calor queda retenido en esta maceta que empezará a calentarse, y el calor se irá esparciendo por la habitación calentándola.